Un llamado bastante pesado y un reto muy amplio fue el llamado de la miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), Violeta Granera, al afirmar que tienen los brazos abiertos a la Coalición Nacional a aquellas personas y partidos políticos que notoriamente tengan rupturas con la dictadura de los Ortega Murillo.

“Tienen que demostrar con hechos su ruptura con la dictadura, y el apoyo a la defensa de las libertades y derechos que tenemos los nicaragüenses. El pueblo va a saber realmente quienes están al lado de la libertad y democracia de Nicaragua, y quienes del lado de la dictadura”, dijo Granera durante la presentación del Consejo Político de la UNAB.

Granera agregó que la Coalición Nacional tiene el principio de inclusión, pero a su vez de “fidelidad a las demandas, exigencias, al sueño de una nueva Nicaragua”.

Deja en claro que tendrán comunicación con aquellos partidos políticos y tienen que “haber pruebas fehacientes que no están aliados con la dictadura, y una de las pruebas más fácil es salir de esa Asamblea (Nacional) y no sentarse a negociar reformas electorales que quiere Ortega”.

dijo que dichas reformas son “superficiales”, pues Ortega intenta “engañar inútilmente al pueblo de Nicaragua”. “Las reformas electorales tienen que ser en un marco de un diálogo con la Alianza Cívica y todos los sectores”, refirió.