El exdiputado y ex aliado del sandinismo, Agustín Jarquín Anaya, según el criticó la vulnerabilidad que hay en Managua y las 388 viviendas que se han visto perjudicadas, debido a las intensas lluvias, e hizo un llamado al gobierno dictatorial de Daniel Ortega de que “deje de reprimir” y logre garantizar las necesidades de los nicaragüenses.

“Que el gobierno pare la represión y persecución política y se dedique a la tarea que debe hacer, buscar el bienestar de la gente, el bien común”, dijo Jarquín durante una entrevista en el Canal 100% Noticias.

Ante esta afectación, medios oficialistas han tomado ventaja de la situación para hacerle campaña al “buen gobierno solidario”, así como a la alcaldesa Reyna Rueda, y Fidel Moreno, secretario de la Alcaldía, sancionado con la Ley Magnitsky.

“Por fin salieron a luz, pero dejaron pasar un tiempo importante. Las autoridades dijeron que iban abordar puntos importantes”, dijo Jarquín refiriéndose al alto riesgo que presentan los barrios Enrique Schmith, el Frawley y Villa Holanda, donde más de 60 familias necesitan ser reubicadas.

“Managua es una ciudad de riesgo (ubicada en la parte baja de la cuenca sur) …, ahora que ya han salido (funcionarios de la Alcaldía), esperemos que dejen de hacer política partidaria y se dediquen a salvaguardar con acciones preventivas”, señaló el ingeniero, y agregó: “(Que) el gobierno haga acciones en beneficio de la población… independiente de la religión o política”.