El dictador Ortega pide a ONU no apoyar sanciones de EEUU

El dictador de Nicaragua Daniel Ortega envió un pedido a la ONU a no apoyar las “sanciones económicas financieras coercitivas” que serán aprobadas en las cámaras altas y bajas del legislativo.

Ortega envió el mensaje al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, a través del nuevo embajador ante ese organismo, Jaime Hermida Castillo, quien hizo la presentación el pasado miércoles de sus cartas credenciales después de un repentino cambio del diplomático Sidharta Marín, quien fue rebajado a representante alterno, el puesto que tenía Hermida.

En la ceremonia, Hermida “expresó que Nicaragua tiene confianza que Naciones Unidas respalda el llamado de Nicaragua en contra de la imposición de sanciones económicas financieras coercitivas, ya que estas limitan los recursos para esa lucha contra la pobreza”, según una nota oficial del gobierno.

En el encuentro, el embajador Hermida también reveló al secretario general de la ONU “la urgencia para el fin inmediato de cualquier medida económica coercitiva unilateral a nuestros países en desarrollo, a fin de que nuestros esfuerzos no sean obstaculizados en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030”.

En una resolución, la Organización de Estados Americanos (OEA) llamó a sus miembros y observadores a implementar “las medidas apropiadas para coadyuvar al restablecimiento del Estado de derecho y la protección de los derechos humanos en Nicaragua”, que atraviesa una crisis social y política desde abril pasado, lo que abre la puerta a que los países impongan sanciones al Estado centroamericano.