Doña Violeta nos recuerda tiempos de triunfo

  • El estado de salud de Doña Violeta Barrios de Chamorro ha consternado al país en momentos en que Nicaragua con heroismo y dolor lucha por la libertad y democracia que ella nos heredó.
  • Los nicaragüenses agradecemos y añoramos profundamente su arribo a la presidencia de la Republica en 1990 que abrió siete largos años de libertades y democracia.
  • Su administración fue de irrestricta libertad de prensa y opinión. Transformó al ejército y la policía al servicio de la Nación, hoy deformados y politizados por la dictadura.
  • Su época fue de transformación política, económica y social, que puso fin a la sangrienta y desgarradora “noche oscura del sandinismo” como la llamó el Papa Juan Pablo II.
  • Doña Violeta fue realmente nuestro Ángel libertador que hoy quisiéramos de vuelta para sacudirnos del yugo a que nos somete el mismo actor de siempre, el presidente Daniel Ortega, señor de la Guerra.
  • El estado de salud de doña Violeta nos ha alarmado y acongojado. Tal pareciera que ha tratado de llamarnos la atención para animarnos en la lucha y decirnos que pronto saldremos de esta nueva noche tenebrosa.
  • Nos está diciendo que estamos a un paso de obtener la libertad y democracia que tanto ansiamos y tanto dolor ha costado al pueblo nicaragüense.
  • Nuestra querida liberadora nos anuncia que Nicaragua pronto volverá a ser República como lo deseó su esposo, el Dr. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.
    (Saludos a sus hijos, hermanos y familia con quienes en La Prensa, compartimos dolores y alegrias).