Sólo las empresas afines al régimen sandinista intentaron hacer supuesta normalidad el día del Paro Nacional, sin embargo el pueblo Azul y Blanco demostró mayor fuerza y poder de convocatoria contra la dictadura. En la foto una de las más transitadas calles de Managua en la hora pico.

La Alianza Cívica denunció sobre sanciones y cierre de negocios que apoyaron el Paro Nacional. El grupo opositor realizó el siguiente comunicado…

“La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia expresa su más enérgica protesta al Régimen Ortega Murillo, por la nueva modalidad de represión: castigar a las empresas que se sumaron al Paro Nacional del pasado 23 de mayo. Respaldamos a las empresas afectadas por esta nueva represión en las medidas legales que interpongan, como instrumento que registre la violación a sus derechos constitucionales por parte de este régimen.

Hemos sido informados de múltiples acciones cometidas por instancias públicas, desde el cierre arbitrario y suspensión de licencias y concesiones, hasta el acoso directo y la amenaza.

De nuevo el régimen, predica lo que no hace. Pide suspensión de sanciones y al mismo tiempo sanciona a dueños de pequeños y medianos establecimientos e incluso grandes empresas, por el simple hecho de mostrar solidaridad con los presos políticos y sus familiares.

De nuevo el régimen demuestra su talante represivo y arbitrario, así como su desprecio por la libertad”.