Declaración de Miami

Los ex jefes de Estado y de Gobierno presentes en el III Diálogo Presidencial (¿El crimen organizado secuestra las democracias en América Latina?), organizado por Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) en el marco de la Cátedra sobre Democracia, Estado de Derecho y Derechos Humanos del Miami Dade College, declaran lo siguiente:

a) Los valores éticos de la democracia y sus estándares normativos, tal y como constan en la Declaración de Santiago de Chile adoptada por la OEA en 1959, en la Carta Democrática Interamericana adoptada en 2001, en el Tratado de la Unión Europea de 1992 y la Resolución del Parlamento Europeo sobre el Mecanismo de la Unión para la Democracia, el Estado de Derechos y los derechos fundamentales adoptada en 2016 hacen parte del patrimonio moral e intelectual de España y las Américas.

b) Más allá de las especificidades culturales e históricas, se es conteste en cuanto a que la democracia tiene características básicas universalmente reconocidas, incluye -además de elecciones libres y periódicas con reglas de juego equitativas- entre otras el respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho: las libertades políticas con énfasis en las de asociación, manifestación y libre expresión, en especial la separación e independencia de los poderes públicos, el respeto a la asignación de competencias, el debido proceso, el respeto a la propiedad y a los derechos de crear, contratar e intercambiar, entre otros.

c) La democracia enfrenta hoy desafíos y está amenazada, a la vez, en su existencia. Por una parte, media el justo reclamo de las mayorías por calidad en la experiencia de la democracia y un comportamiento ético en quienes participan de los espacios democráticos. Por otra parte, algunos gobernantes y líderes políticos instrumentalizan y manipulan los elementos esenciales y componentes fundamentales de la democracia, para vaciarla de todo contenido. Varias experiencias constituyentes, durante las recientes décadas, así lo revelan y han tenido como único propósito impedir, bajo argumentos ideológicos, al pluralismo democrático y al principio de alternabilidad en el ejercicio del poder.

d) Dentro de un contexto de olas electorales y multiplicación de “nuevos” derechos humanos, en España y las Américas las fortalezas de la democracia han sufrido deterioro en varias naciones. Se han dejado de resaltar adecuadamente las ventajas y los elementos constitutivos de las instituciones y de la cultura democrática. En muchos países ha disminuido el apoyo popular y el prestigio de la democracia y crece el desencanto con los políticos y actores estatales en la misma medida en que se hace generalizado el morbo de la corrupción y se atribuyen hechos criminales graves a altos funcionarios de los Estados.

e) En su manifestación extrema este deterioro de la vigencia de verdaderas instituciones y cultura democráticas ha dado lugar, en algunos países, a un estado fallido secuestrado por el crimen organizado EN CONSECUENCIA:

(1) Expresan su condena a los Estados criminales establecidos en Cuba, Venezuela y Nicaragua, que siembran de terror y miseria a sus pueblos, persiguen, torturan y hasta asesinan a sus disidentes como políticas de Estado, conculcan las libertades, y diseminan sus nocivos efectos hacia otros países de la región afectándoles en su gobernabilidad y estabilidad social.

(2) Invitan a los partidos políticos y a sus organizaciones internacionales que sostienen los elementos y componentes de la democracia, tal y como los predican los estatutos americanos y europeos mencionados, a profundizar en la promoción y defensa de esos valores y esas instituciones y a intercambiar experiencias y concertar a fin de salvaguardar los principios fundantes e irrenunciables de democracia y de la cultura democrática, que son patrimonio de la civilización occidental y cristiana.