La magistrada presidenta Alba Luz Ramos es parte de las señaladas ante los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el sandinismo

Tras pasar más de 15 años a cargo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, la magistrada presidenta de este poder del Estado Alba Luz Ramos, estará siendo sacada de administrar de manera total el control.

Hay rumores cada vez más fuertes que la vice dictadora del Frente Sandinista (FSLN) Rosario Murillo, decidió poner en este cargo a Ruth Tapia, quien fue hasta hace pocas semanas ex embajadora en Francia y en la OEA.

De momento ocupa el cargo de protocolo de la Dra. Montealegre, esperando que se preparen los trabajadores de la CSJ y de la saliente Ramos quien será próximamente renunciada a su cargo de presidenta de este poder del Estado.

Tanto los jueces como trabajadores de la Corte rechazan presencia de Tapia en el Poder Judicial, y estos se encuentran a la expectativa cuando esta se ubique en el cargo.

El Secretario General de Administración Bermán Martínez estaría trabajando “como loco” para hacer cuadrar cuentas del mal uso de la administración de Ramos, afirman fuentes.