El colegio aumentó matrícula de sus estudiantes, a pesar del asedio de los sandinistas

El colegio Salesiano Don Bosco de la ciudad de Masaya ha comenzado las clases al igual que otros centros educativos públicos y privados de Nicaragua el nuevo año lectivo 2020. De acuerdo a su director, padre Enrique Obando, la matrícula aumentó en consideración al 2019.

Sobre la seguridad del colegio, Obando aseguró que se tomaron las medidas correspondientes para evitar cualquier tipo de incidencias, como los que pasaron el 26 de septiembre del año pasado, cuando desconocidos tiraron una bomba de contacto en el campo de futbol, saliendo afectados dos estudiantes. “Se hizo inversión de tiempo, cambio logístico, porque la seguridad de nuestros estudiantes es una de las prioridades que tenemos”, afirma el sacerdote.

Sobre la difamación en contra de las autoridades del colegio, por ser uno de los centros educativos que se ha mantienen al margen de temas y proselitismos políticos, el sacerdote dijo que el único objetivo como institución es mantenerse trabajando por la educación y desarrollo del país. “Existen muchas opiniones a favor y en contra de nosotros, y todas las respetamos”, indicó.

A pesar de la crisis sociopolítica que vive el país y la inseguridad que hay en las calles a causa del asedio y represión, muchos padres tomaron la decisión de enviar a sus hijos a clase. “Este año aumentó la cantidad de estudiantes en este colegio, los padres siguen confiando en nosotros y en la calidad de educación que brindamos”, manifestó.

“Este año estamos con el deseo de hacer las cosas de la mejor manera. No importa si la escuela es sencilla o los colegios sean numerosos, lo importante es el deseo de superación y seguir trabajando por la educación en Nicaragua”, concluyó el sacerdote.

El colegio Salesiano está ubicado cerca de la plaza Pedro Joaquín Chamorro, conocida como “la placita de Monimbó”, lugar donde inició la rebelión de abril, del 2018, en contra de la dictadura de Daniel Ortega y que en la actualidad está tomada las 24 horas del día por antimotines y paramilitares al servicio de la dictadura Daniel Ortega y Rosario Murillo.