La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (RELE-CIDH) nuevamente volvió a hacer la solicitud a la dictadura de Nicaragua a terminar con los ataques y el asedio contra la prensa independiente.

El organismo llama a “cesar ataques y asedio contra la prensa y sus trabajadores”, a un día que agentes de la Policía sandinista patearon a dos reporteras que realizaban la cobertura de una protesta contra el dictador Daniel Ortega, y asediaron a un periodista independiente.

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), parte de la CIDH, se sumó al llamado “al Estado (de Nicaragua) a garantizar libertad de prensa y manifestación”.

La más reciente agresión de la Policía nicaragüense contra periodistas aconteció el pasado lunes en Managua, cuando unos 200 agentes antimotines golpeaban y empujaban a un grupo de diez manifestantes, por exigir la liberación de por lo menos 130 “presos políticos”.

Las reporteras agredidas son Joseling Rojas, del canal 10 de la televisión local, y María Gómez, del medio digital Artículo 66, mientras el periodista Eddy Monterrey sufre vigilancia constante en la ciudad de Bluefields, en la costa Caribe de Nicaragua.

Por su parte la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), hizo sentir su “repudio” hacia “el comportamiento de los agentes policiales al servicio de Ortega y Rosario Murillo (primera dama y vicepresidenta), contra los medios independientes, impidiendo de esta manera el libre ejercicio de comunicar”.