Las imágenes del jefe policial Comisionado Fidel Domínguez donde obliga a los integrantes de una familia de la ciudad de León a repetir ante la cámara de celulares un mensaje de supuesto compromiso de que no volverán a “molestar” a miembros del Frente Sandinista ni a los policías han volcado un gran rechazo ante la sociedad nicaragüense que condena lo ocurrido.

Las grabaciones han sido divulgadas por la Policía y el FSLN para que se hicieran virales. Lo que han conseguido es que los tres videos vayan más allá de las fronteras.

Como fue denunciado hace una semana, la Policía de León, al mando del jefe de la plaza Fidel de Jesús Domínguez Álvarez, junto con más de 100 miembros del FSLN y parapolicías, ingresaron a la fuerza a la casa de la familia Reyes Alonso, de esta ciudad, provocando destrozos y zozobra.

Domínguez, a quien se mira en la filmación, ha comandado desde haces meses el asedio contra Radio Darío -destruida en tres ocasiones- a otros medios de información y periodistas independientes, a las viviendas de excarcelados, que llega al extremo de la violencia cuando ordenó destruir el portón de la vivienda de la familia a punta de mazos.

Los agentes antimotines, sin ninguna orden judicial, penetraron con violencia a la casa de los Reyes Alonso, destruyeron los mobiliarios, equipos electrónicos, muebles, golpearon a Diego Reyes, el padre de la familia y a su esposa, la doctora María Eugenia Alonso. Hay reportes que a una anciana de 94 años fue también golpeada.

La Policía puso en zozobra a Margarita Flores, 94 años, y abuelita de la familia, quien lloraba y lloraba mientras ocurrió el asalto.

Comentar