Los Ortega Murillo tienen gran cantidad de denuncias de crímenes de lesa humanidad en su contra por la CIDH tras masacre y desaparición de civiles opositores a su régimen

Los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, a pesar que mantienen sus turbas atacando y destruyendo las Iglesias Católicas de Nicaragua, a golpear feligreses, amenazar a los Padres del Papa Francisco, entre otros destrozos, ahora enviaron un mensaje al Pontífice y le dicen que ellos aprenden de él para su administración gubernamental de Nicaragua.

El mensaje fue enviado ayer martes 17 de diciembre en ocasión de los 83 años de vida del Sumo Pontífice.

“Siempre le leemos con atención, admirando su valentía, y tratando de aprender de su vitalidad y coraje, para ser capaces, cada día, de trabajar por un ser humano, un país y un mundo, más allá del egoísmo y más centrado en nuestra imprescindible concepción de familia y comunidad”, manifiestan.

“Usted nos enseña a asumir los desafíos de estos tiempos, y con usted seguimos aprendiendo a ver el rostro luminoso de Cristo Jesús, salvándonos de la indiferencia y la tentación permanente de cerrar puertas y corazones”, afirman los dictadores.

“A usted nuestras sentidas y genuinas oraciones, pidiendo al Redentor que nos siga usted iluminando con su sabiduría”, subrayan los líderes sandinistas.

A pesar que su retórica la lleva llena de amor, paz, reconciliación y alusiones cristianas, en la realidad el régimen de los Ortega Murillo es que cuentan con denuncias de crímenes de lesa humanidad.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha acusado a Ortega y Murillo de cometer crímenes de lesa humanidad.