Copiado de la página de Facebook Daniel Tevas
Espero que ya te hayas dado cuenta del daño que ocasiona la organización criminal del FSLN al pueblo de Nicaragua. Para muchos de ustedes el camino político que tomó el FSLN después de Julio del 79 fue una traición para sus ideales y es increíble ver que existen personas que aún después de 40 años le siguen siendo fieles a un partido que ha traído tanta destrucción, pobreza y separación de familias a nuestro pueblo.

Es fácil confundirse con las carreteras y parques que vemos hoy en día, pero debes analizar más profundamente el daño que ocasionan con la corrupción, chantaje y el totalitarismo en general. El poder no puede estar centralizado, si se centraliza entonces caemos en una dictadura.

El derecho a las protestas y a la vida en sí, son derechos fundamentales en una sociedad civilizada. Muchos de ustedes creen que los Azul y Blanco (AB) queremos cambiar el gobierno por otro (liberal). Y déjenme decirles que no es así, los AB, en su mayoría repudiamos tanto al gobierno de turno como los gobiernos anteriores y no queremos quitar algo malo para poner algo peor. Queremos una Nicaragua libre y próspera, una Nicaragua donde no tengamos que emigrar para buscar una mejor vida, una Nicaragua que sepa utilizar responsablemente sus recursos naturales y su gente, una Nicaragua donde podamos vivir en paz, vos y yo; y que nosotros seamos ciudadanos con los mismos derechos y deberes, que las oficinas estatales nos atiendan de igual manera a vos y a mí.

Te invito a que te olvides del #fanatismo, olvídate de ese partido que se ha enfocado a mantener el poder para unos cuantos, olvídate de las falsas promesas, de las regalías, no te conformes con que te den una plaza de maestro y te paguen US$150 al mes.

Mejor lucha para que sean maestros los que verdaderamente califiquen para ello y reciban un salario que se merecen.

Te invito a que cambiemos Nicaragua para bien, a qué construyamos el país que todos queremos para todos por igual.

Te invito a que reestructuremos nuestro país.

Te invito a que te unas al cambio inevitable que se aproxima para hacer de Nicaragua un mejor lugar para vos, para mí y nuestros hijos.