Circulan en redes sociales los vídeos de una familia torturada por la Guardia Sandinista. Me niego a ver esos audiovisuales, porque no necesito alimentar odios en mi mente para reconocer que en #SOSNicaragua hay un Estado de excepción e institucionalización de la violencia, por lo tanto, si no hay un PLAN NACIONAL DE RESISTENCIA, planificado y convocado por “nuestros representantes”, usted y su familia atrapados en Nicaragua tienen que crear un plan al corto y mediano plazo a nivel individual, que podrían implicar:

1. Cerrarse el pico, mimetizarse con el contexto y sobrevivir un día a la vez, esperando que algún día se convoque a la desobediencia civil masiva.

2. Si su vida está en peligro, usted tiene que reconocer que la única medida cautelar que lo salvará del Sandinismo y sus matones, se llama EXILIO.

3. Si ha perdido el empleo, migrar puede ser la solución, ya que vienen años grises para nuestro país.

No se necesita ser científico de la NASA para concluir que el futuro de Nicaragua se llama Venezuela, aunque queramos fingir que un diálogo o elecciones fracasadas serán la panacea a nuestros problemas. Lo cierto es que los exiliados políticos que logren adaptarse a los correspondientes países de acogida, recibirán a los nuevos migrantes económicos, usted podría ser uno de ellos.

No le podemos pedir a la gente que sean carne de cañón, para que luego sean los empresarios, los grandes señores “negociadores”. O nos rempujamos todos en igualdad de condiciones, o comemos mierda todos. En una insurrección popular no hay privilegios de clases, castas o apellidos.

Comentar