Análisis Nicaragua: La agonía que se hace costumbre

Tino Pérez – Una de las palabras más usadas en nuestro medio, por alguna que otra razón, es <agonía> y quizá sea necesario aclarar. Se refleja en los rostros de nuestra gente en cada esquina, en cada actividad cotidiana cargada de retos y fibra templada para sobrevivir.

Para muchos, es aflicción final y extrema. Además, está relacionada con la lucha postrera del individuo en la antesala de la muerte.

También se emplea mucho en competencias atléticas porque los antiguos griegos usaban la palabra <agon> para indicar congregaciones públicas en eventos deportivos. Entonces la lucha por el triunfo se convirtió en <agonía> que también lleva implícita esa angustia o dolor físico derivados de cualquier competencia y que muchas veces terminan en fraude como característica desviada por fines fuera de control. Ese deseo de imponerse a como dé lugar.

También se acuñó la palabra <agonística> que es la habilidad atlética, el arte y la ciencia del combate; y de esa misma raíz, viene <antagonismo> y <protagonismo>.

Entonces, hablar de agonía en Nicaragua, no es sólo estar consciente en la muerte individual sino participar comunalmente en los grandes desafíos que la vida cotidiana, social y política conlleva. Sin olvidar que siempre tendremos: <éxtasis en el triunfo y agonía en la derrota> cuando la batalla es por superación en un mundo de competencia y normal realización.

Acostumbrados a la competencia desleal, a las imposiciones de los poderosos y a las desviaciones de los carecen de educación por la sobrevivencia, el resultado final no deja de ser una permanente agonía en una nación que agoniza y urge salvarla.

Comentar esta noticia

Your email address will not be published. Required fields are marked *