Análisis: El plan perverso de los Ortega Murillo que son monstros de 2 cabezas

Quieren ganar tiempo para debilitar a la oposición cívica

Luis Ángel Rosadilla, enviado especial del Secretario General de la OEA, comunicó a través de su informe de ayer miércoles “que representantes de la Secretaría General se reunieron el día 25 de agosto del 2019, con una delegación del Gobierno, para abordar temas relacionados con las reformas electorales”.

“Y que la Secretaría General dejó claro, que el trabajo de una Reforma Electoral debe ser compatible con la Carta Democrática Interamericana y los demás instrumentos jurídicos Interamericanos”.

Es evidente, que Ortega Murillo, al reunirse 3 días antes de la sesión del 28 de agosto de la OEA está aprovechando cada segundo de lentitud de la diplomacia y por tanto, si se le permite llegará hasta el día 75 (contados a partir de hoy) para pronunciarse oficialmente ante la Comisión de Alto Nivel (Para resolver la crisis de Nicaragua) que se creó el miércoles.

Y es que en realidad, la estrategia del dictador es jugar al último segundo de las negociaciones porque se mueve en dos ejes fundamentales:

1) Estirar el tiempo posible, para establecer y afinar el modelo operativo de control y represión cubano, usando el oxígeno financiero del BCIE y algunos países como Taiwán, así como la complicidad de algunos grupos financieros del sector privado, cuyo afán es mantener las ganancias con o sin Ortega.

2) Llegado el tiempo límite, atornillarse aún más en el poder e imponer por la fuerza (frente a una lucha pacífica y cívica cada vez más débil) nuevamente su modelo dinástico.

Así que, tanto la comunidad internacional como la ACJD están actuando con ingenuidad frente a un monstro de 2 cabezas, que jamás estará dispuesto a sacrificar las mieles del poder (menos frente a resoluciones y comunicados que van y vienen) porque se encaminan, cada vez más de manera abierta, y ponen los cimientos del tenebroso modelo cubano y paralelamente se están vengando del pueblo nicaragüense.

La ACJD y la Comisión de Alto Nivel de la OEA, así como EEUU y la UE deben elevar la parada a Ortega. La primera, con activas movilizaciones cívicas de calle. Y los segundos, con lluvias de sanciones para triturar el plan perverso de la dictadora pareja presidencial.

Parece que nunca se aprendió la lección, de la Cuba de los Castros, la Venezuela de Chávez y Maduro. Y está por verse, la de Nicaragua de Ortega Murillo mientras la diplomacia internacional, se arregla muy bien la corbata y el saco.

Pero no sólo los nicaragüenses perderemos. También perderá toda América Latina, la Unión Europea y casi probablemente, el señor Donald Trump su reelección en el 2020, a causa del triángulo del mal que se sostiene contra viento y marea, mientras Rusia y China saquean principalmente los recursos naturales de los Venezolanos.

Comentar esta noticia

Your email address will not be published. Required fields are marked *