Nigel Reyes – Daniel Ortega pretende regresar al pasado. Como en los 80s, quiere arreglar la crisis política que vive Nicaragua a punta de plomo. Ha reforzado su aparato militar represivo y planea seguir armando a sus seguidores para continuar con su agenda SANGUINARIA y su empeño en aferrarse al poder por la fuerza. En casi 20 meses de genocidio contra el pueblo azul y blanco, el dictador ha demostrado que no tiene ninguna voluntad política para buscar una salida pacifica a la crisis nicaragüense.

Daniel Ortega solo entiende el lenguaje de las armas asesinas, está acostumbrado a ello, ya asesino a más de 500 nicaragüenses, con armamento de guerra, disparo al pueblo que protestaba pacíficamente, hirió de bala a más de 3000 personas, llego a tener a 800 presos políticos en las mazmorras sandinistas, ha secuestrado, desaparecido opositores, ha torturado sádicamente a los prisioneros y cometieron violación sexual contra opositores femeninas, asedian e intimidan a la población, continúan asesinando campesinos y más de 150 nicaragüenses actualmente prisioneros políticos, secuestrados arbitrariamente por paramilitares asesinos y policía criminal.

La dictadura orteguita ataca a los sacerdotes católicos y feligresía, asedian a las madrecitas nicaragüenses, en huelga de hambre, por la libertad de sus hijos.

Es hora de detener el genocidio en Nicaragua, el régimen orteguista no cumple ni está dispuesto a cumplir ningún mandato de la OEA, Unión Europea, ONU u organismos de derechos humanos. Solo la presión internacional decidida, puede poner freno al dictador genocida.

Las sanciones son ese medio contundente, cerco económico y cerco diplomático contra la dictadura asesina, que ha violado todos los derechos escritos y conocidos por la humanidad. La dictadura orteguista ha cometido graves violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses y han cometido crímenes de lesa humanidad. Ante esta barbarie, el pueblo azul y blanco, demanda justicia.

Demandamos sanciones para los asesinos orteguistas.

El pueblo azul y blanco está en pie de lucha democrática, veremos el fin de la dictadura asesina, pero necesitamos el apoyo decidido de la comunidad internacional. No más impunidad.

Sanciones ya.

Democracia si, dictadura no.

Comentar