Los problemas políticos y sociales que atraviesa Nicaragua desde hace 20 meses, ubican a esta nación centroamericana como el país más “inestable” de Latinoamérica, según un índice de riesgo elaborado por The Economist Intelligence Unit (EIU).

Esto abonado por la corrupción, desigualdad económica, seguridad social, efectividad de los gobiernos, estado de la democracia, malestar económico y las oportunidades de empleo para jóvenes, son factores para que EIU, decidiera ubicar a Nicaragua con un índice riesgo de 4.1, de un máximo de 5.

EIU indica que el país posee todos “los elementos impulsores de disturbios”, por lo que no rechazan pueda ocurrir “una explosión sociopolítica en 2020”.

La publicación británica, manifestó que los puntos más críticos en Nicaragua son “la efectividad del Gobierno, la corrupción y el estado de la democracia”.

EIU ha lanzado la alerta a que el riesgo político es “extremadamente alto”, ya que el dictador Daniel Ortega no quiere dialogar sobre el “malestar social y la inestabilidad política”.