El dictador Daniel Ortega siempre se burló de las sanciones de los EEUU en contra su partido, sin embargo se ha notado cada semana más débil

El dictador Daniel Ortega prácticamente “con lágrimas en sus ojos” se quejó del bloqueo de los Estados Unidos sobre al menos 40 aviones de la línea aérea CONVIASA (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos), dos de estos vuelan de manera sostenida a Managua.

Durante una reunión con una delegación de Vietnam, Ortega dijo que “en estos días hubo una agresión (…) contra una línea aérea venezolana, ¿qué daño puede hacer? Al contrario, es un medio de transporte para que se puedan trasladar no solamente la población venezolana sino que también ciudadanos de diferentes regiones de un lugar a otro”.

El líder de la dictadura sandinista criticó también las sanciones que Estados Unidos ha aplicado a negocios que están vinculados al Frente Sandinista calificándolas como “agresiones al pueblo”, a pesar que estas empresas generan millones de dólares a la nueva burguesía nicaragüense pero de la izquerda.

“Lo que la política del estado norteamericano bendijo como sanciones para llevar la democracia y lo que hacen es agredir la democracia, atentar contra la paz y los pueblos”, dijo un cansado Ortega.

Dos aviones Embraer que hacen las rutas entre Panamá y Managua y de La Habana a Managua, fueron sancionados por los EEUU.

Los vuelos que contienen los códigos VO7500 y VO771 de CONVIASA arribaron, el primero el domingo pasado desde Panamá, y el segundo de La Habana aterrizaron en el Aeropuerto Internacional A.C. Sandino de Managua sin ningún retraso.

De las aeronaves descendieron pasajeros y muchos comerciantes-buhoneros cubanos que compran en el mercado Oriental para hacer ganancias en Cuba, trasladando artículos electrodomésticos y electrónicos.

Comentar