Los tres sindicatos del régimen totalitario de Daniel Ortega, que de manera directa ni ellos mismos se soportan desde hace más de una década en pleitos con el diputado Gustavo Porras, presidente del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), hicieron el anuncio el pasado partes, pero por separado, que se encuentran en alerta por si la oposición quiere replicar en Nicaragua el “golpe de Estado” de Bolivia.

El dirigente de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Roberto González, afirmó que los sindicatos de Ortega unirán fuerzas para defender las “conquistas, la paz, la estabilidad y la recuperación económica del país”, aunque el país pasa a tener una deuda de 12 mil millones de dólares, cuando los opositores la habían dejado en menos de 4 mil millones de dólares.

Sin embargo, ninguno de líderes de las centrales -dos CST y el FNT- quiso reunirse para hacer el anuncio de manera conjunta.

La dirigente de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), Corina Centeno, que dirige Porras dijo que están preparados ante cualquier intención opositora.

La CST, Fetsalud, la FNT, cuya mayoría de miembros son empleados del Estado, anunciarán hoy miércoles una “unidad sindical revolucionaria que defenderán al Gobierno de Nicaragua”, según González.

Gustavo Porras manifestó el pasado lunes que “si aquí no actuamos, ellos (opositores) quisieran actuar como sucedió ahorita en Bolivia, donde no se sabe a cuantos compañeros han asesinado”, dijo Porras en un discurso de convocatoria a movilizaciones divulgado este el pasado lunes, del que estuvo lleno de mucho odio.

Llamó a estar pendiente de “cualquier acción” de los “enemigos” del gobierno.